Red Interactiva de Minería
Redmin.cl

Novedades

Post Date: 20-03-2009

Se actualiza Versión 2010 de Redmin.cl. Incluye varias mejoras relacionadas con la estructura de la base de datos y con el diseño gráfico.

Post Date: 21-03-2009

Realizamos una celebración Oficial cocinando un Curanto con Chapalele y bien regado.

CONTACTO RAPIDO
Tel: XXX-XXX-XXXX
Fax: XXX-XXX-XXXX
Email: pronto el emilio
... RED INTERACTIVA DE MINERIA ...
Seamos Realistas, Pidamos lo Imposible.


Región de Antofagasta » Mina San Lorenzo Cachinalito » Administración
Viernes 22 de Febrero del año 2008 » 12:51 Horas.
Repsol-YPF: El ARI cuestiona la kirchnerización del petróleo argentino
El Estado abandona su rol tradicional de garante de igualdad de oportunidad...

La Presidenta de la Coalición Cívica, Elisa Carrió presentó, junto a diputados nacionales de su fuerza política, el Informe denominado “La Kirchnerización del Petróleo Argentino”, al tiempo que reclamó junto a sus legisladores la conformación de una Comisión Investigadora en el seno de la Cámara de Diputados que indague en la conformación de la matriz hidrocarburífera que se construyó en los últimos cuatro años.

Carrió estuvo junto al autor de la iniciativa, el diputado Nacional Fernando Sánchez y el presidente de la Bancada de la Coalición Cívica, Adrián Pérez. Entre los puntos centrales del Informe -que está disponible en www.coalicioncivica.org.ar y en www.elisacarrio.com.ar-, los legisladores de la Coalición Cívica manifestaron:



“Tal como en la década del 90, lo que se pretende presentar como una nacionalización de la empresa no es más que otra acción de Kirchner para satisfacer las necesidades de Repsol, omitiendo de manera gravosa, la falta de inversión y el saqueo de las reservas. Sin eufemismos: estamos frente a una nueva apropiación indebida del gas y del petróleo de todos los argentinos.



Detrás del anuncio de Repsol YPF sobre el avance en las negociaciones para la venta del 25% de las acciones de la filial local, se esconde la modalidad más pura de patrimonialismo corrupto que se inserta en la nueva matriz de saqueo adoptada por el Gobierno de Néstor Kirchner y que parece continuar en la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.



El Estado abandona su rol tradicional de garante de igualdad de oportunidades, como de generador del crecimiento y del desarrollo del país, para pasar a ser garantía de un proceso de concentración donde se benefician algunas empresas “amigas” e íntimamente relacionadas con el gobierno.



Por eso, no resulta un dato menor que tanto Enrique Eskenazi, como su hijo Sebastián pertenezcan al círculo privilegiado de personas con acceso al despacho presidencial, privilegio que es compartido con Cristobal López y Lázaro Baez.



En ese contexto, se inscriben cuestiones tales como la inacción y silencio del Estado, con participación en el Directorio de YPF, respecto de la operación de venta de la petrolera cuya negociación se sustentó en un “pacto de confidencialidad” que interfiere e impide el conocimiento de la o las empresas interesadas.



Así, desde el gobierno se avaló esta forma de operatoria en un campo tan sensible como el energético, poniendo en juego los propios intereses del Estado argentino, facilitando el ocultamiento de la procedencia y antecedentes de aquellos capitales que hubieran querido integrar la Compañía, así como los planes de financiación e inversiones que proponían los interesados en la operación.



Se pone en juego irresponsablemente el desarrollo económico de nuestro país teniendo en cuenta que Repsol YPF es en la actualidad la más importante empresa del sector en reservas probadas de petróleo y gas natural de Argentina, así como también, su principal productor y exportador, constituyéndose en un factor importante en la economía de nuestro país, capaz de regular y establecer los precios y condiciones del mercado.



La forma en que se realizó la operatoria de venta es sumamente llamativa y demuestra la flexibilidad de la vendedora en las condiciones de la operación, altamente beneficiosas para Ezkenazi, a saber: La entrada del Grupo Petersen se hará en dos tramos. En el primero, Repsol se desprenderá del 14,9 por ciento ,éste es el límite que fija el estatuto de la empresa para no obligar a lanzar una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA), evitando así someterse al cumplimiento de un régimen legal estricto, con importantes controles por parte de la Comisión Nacional de Valores (CNV)



El grupo Ezkenazi, pagará 2.235 millones de dólares por ese porcentaje y tiene opción para adquirir el 10,1 por ciento restante en un plazo máximo de cuatro años y al mismo precio por acción. El valor tasado para YPF es de unos 15.000 millones de dólares.



Los Eskenazi pagarán el 55 por ciento del primer tramo con financiación propia y de un grupo de bancos entre los que figuran Crédit Suisse (banco donde se encontrarían depositados los fondos de la Provincia de Santa Cruz), Goldman Sachs (antes del 2002, cuando los fondos de la provincia eran administrados por Mercado Abierto, se hicieron inversiones en este banco), BNP-Paribas e Itaú. Para el restante 45 por ciento, recibirá un préstamo de la propia Repsol que tiene como garantía las acciones de YPF.



A mediados de mayo de 2006, Elisa Carrió, publicó un informe donde adelantaba la venta de Repsol YPF a manos de “empresas” afines al gobierno, noticia que fue desmentida por la firma que automáticamente paralizó las operaciones.



Hoy, la venta de Repsol a Enrique Eskenazi, no hace más que ratificar los hechos denunciados por la Dra. Carrió hace un año atrás. En esta oportunidad, el Gobierno y Repsol YPF tomaron sus recaudos poniendo, originalmente, bajo un “pacto de confidencialidad” las condiciones de la operación. Tampoco se ha hecho público el alcance y las condiciones en que Repsol negocia la venta de 38 yacimientos.



Así, en virtud de las competencias enunciadas precedentemente, el Estado Nacional ha nombrado a Roberto Baratta como miembro del directorio de YPF el 26 de abril de 2006 y continua aún en funciones en el gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Entre los antecedentes más destacados de Baratta se encuentra ser un hombre de extrema confianza del Ministro Julio De Vido quien ya -con anterioridad- lo había designado Subsecretario de Coordinación y Gestión de Planificación Federal.



En mayo de 2007 el Diputado Nacional Fernando Sánchez mediante Carta Documento le solicitó a Baratta que comunicara los alcances de las negociaciones por la venta de YPF y sus condiciones. Dicho funcionario, no ha respondido a lo solicitado en la misiva desconociendo la competencia del Congreso de la Nación en el ejercicio del control republicano”.




La estrecha relación Kirchner-Repsol



Siempre según este informe de la Coalisión Cívica, “alguna vez el actual ministro de hidrocarburos de Bolivia describió al presidente argentino como el vocero de Repsol. En esa ocasión y en su rol de periodista Andrés Soliz Rada daba cuenta de la relación entre REPSOL y Néstor Kirchner desde la escandalosa privatización hasta alguna de sus medidas más recientes en su rol de primer mandatario.



Como prueba de ello, basta remarcar:



El gobierno de Néstor Kirchner, en consonancia con Repsol no hace públicas las condiciones en que se negocia la venta de la compañía y su plan de negocios.



El Ministro de Planificación Julio de Vido, quien a principios de año puso a un hombre de su confianza en el directorio de la empresa, acompaña la operatoria impulsada por Repsol.



Desde la presidencia, Néstor Kirchner no sólo no modificó sino que agravó la ausencia del Estado en el control de las reservas, hoy en cabeza de las propias empresas que son las que informan cuanto extraen por medio de simples declaraciones juradas



La matriz anteriormente indicada, se extiende a las importaciones y exportaciones de los hidrocarburos, donde tanto la AFIP como la Aduana han debilitado los controles en detrimento de su Poder de Policía.



La Administración de los Kirchner todavía no ha tomado cartas respecto del control y la sanción a Repsol en atención a su comportamiento en nuestro país, a diferencia de la investigación y denuncias penales que sí está realizando la Administración Morales en Bolivia, y no sólo por el fraude en la contabilización de reservas probadas (del 52,5 por ciento en Bolivia), sino también por el contrabando de hidrocarburos y derivados, evasión fiscal y manipulación de datos.



A esta situación se le deben sumar los importantes beneficios obtenidos por las petroleras al no tener que liquidar en el mercado interno el 70 por ciento de los dividendos conseguidos por exportación.



La Administración Kirchner y sus diputados promovieron y sancionaron una Ley que establece cargos específicos a solventarse por los usuarios de gas y electricidad, con el objetivo de financiar obras de infraestructura, beneficiando una vez más a Repsol, empresa concentradora de la cadena gasífera. En igual orden, este gobierno ha promovido la Ley de Promoción de las Obras en Infraestructura, hecha a medida de Techint, Repsol y Petrobras, actualmente investigada por sobreprecios.



De nuevos ricos a petroleros: La Nueva Burguesía K



Es difícil creer leyendo los antecedentes de Enrique Eskenazi que su empresa familiar sea capaz por sí de adquirir el 25 por ciento de la petrolera más importante de la Argentina. Eskenazi es un industrial argentino cuya carrera empresarial se remite a un puesto ejecutivo en el grupo Bunge y Born.



En 1980, ingresó como directivo en el grupo Petersen, Thiele y Cruz (empresa familiar), una de las empresas constructoras más consolidadas y con mayor trayectoria en el país. En 1981 Eskenazi se convierte en el accionista mayoritario del Grupo. Como parte la expansión funda Petersen Inversora SA (PISA), con la que participa en cuestionados proyectos de obra pública, tales como la central hidroeléctrica Yacyretá y la planta nuclear Atucha II.



El grupo del ahora accionista argentino de YPF, controla el mayor conjunto de bancos regionales de Argentina, entre los que se destacan: Banco San Juan, Nuevo Banco de Entre Ríos, Nuevo Banco Santa Fe y el Banco de Santa Cruz.



La relación con los Kirchner se remonta a 1996 cuando comenzaba las negociaciones para adquirir el Banco de Santa Cruz, en épocas en que Lázaro Báez participaba del proceso privativador. En el Banco de Santa Cruz, Enrique Eskenazi es socio de la provincia del ex presidente Néstor Kirchner. Fue a través de esta entidad, que se depositaron los u$s 594,13 millones que esta provincia colocó en el exterior antes de la crisis de 2001, operación desarrollada con el financista Aldo Ducler de Mercado Abierto.



Coincidentemente, es el Crédit Suisse, -donde se depositaron parte de dichos fondos- quien, entre otros, financia la compra de las acciones a REPSOL.



Cristóbal López – Lázaro Báez: De amigos de Kirchner a Empresarios Polirubro